Historia Salto del Laja

A continuación se presenta un resumen histórico del salto del laja, desde su formación como cascada hasta personajes importantes de nuestra historia que se maravillaron con estas tierras.

Formación de los Saltos del Laja

En la ultima época glacial hace 13 mil años un flujo de cenizas volcánicas incandescentes avanzo a más de 700 kilómetros por hora formando el escenario más espectacular en historia geológica de la zona sur de Chile. Una vez enfriado aquel flujo piroclásticos se convirtió en una verdadera capa de cemento de varios metros de espesor que podemos ver en el corte vertical y asentada en el suelo antiguo de los Saltos del Laja. El agua proveniente de la laguna Laja provoca el desgaste lento de la roca de los 4 saltos del laja formando así la postal más hermosa de Chile.

El conquistador Pedro de Valdivia

En la Historia del salto del Laja, Pedro de Valdivia realizó sus primeras excursiones. Según relata Mario Orellana en su Historia y Antropología de la Isla de La Laja, Pedro de Valdivia llegó a esta zona por el sector occidental de la llamada Isla de La Laja -territorio referido a la parte oriental de la provincia de Concepción, que denominaron así por estar rodeada de ríos en su viaje de exploración al sur de Santiago, a fines de 1549.
Dicha isla abarcaba las tierras ubicadas entre los ríos Itata y Duqueco y, especialmente, la región de Rere.

salto del laja 1920
Cascada vista de un mismo punto de vista.


Valdivia habría accedido a estos territorios por el río Nivequetén, hoy llamado Laja -y que significa medir a brazadas- por detrás de los saltos, antes de que el río se bifurque en dos brazos que dan origen a las cuatro cascadas en el sector. Aquí se habrían dado las condiciones de menor corriente y poca profundidad para permitir el cruce. Actualmente, allí se ubican algunos campings y terrenos privados de un hotel.
Según agrega Mario Orellana en su investigación, la Isla de La Laja “fue ocupada lentamente por los españoles y luego por los hispano-criollos, quienes al avanzar hasta los límites de ella se encontraron con los pueblos aborígenes provenientes de la cordillera y de los llanos situados al sur del río Bío Bío”. Por esta razón, se construyeron fuertes en diversos puntos y durante el período del gobernador Ángel Pereda se fortaleció la defensa del río mediante la edificación de fortines, “casas-fuertes”, ubicándose uno en el sector del Salto, al norte del río, y del que hoy parece no haber vestigios.
En el período del gobernador Manuel de Arnat y Junient se firmó, en el parlamento del Salto del Laja de 1756, una paz relativamente permanente con los aborígenes cordilleranos, que tuvo un corto período de excepción entre los años 1769 y 1771.

Saltos del Laja año 1930

Cuando aun no existían las carreteras, el viaje más cómodo hacia el salto del laja, era por ferrocarril nocturno desde Santiago a Yumbel. Este llegaba a las 6:30 de la mañana y dentro de sus recomendaciones a los pasajeros era solicitar el almuerzo en Salto del Laja con 24 horas de anticipación por la gran demanda que tenía. Es que la enorme y majestuosa caída del agua la convertía junto a las termas de Chillan los destinos más reconocidos del país.

Fotografía Salto del Laja año 1928

Salto del Laja año 1920

Historia del Salto del Laja en fotografías

Quizás te interesen otras categorías: